Cuando se está al frente de un negocio de hostelería, los costes se disparan. De todos es sabido que es complicado obtener un alto rendimiento económico de este tipo de comercios, principalmente por el gran desembolso económico previo que se debe realizar para satisfacer a los comensales. Por eso, trabajar teniendo en cuenta algunos tips para ahorrar, como el uso de un programa de facturación gratis, supondrá el seguir ofreciendo el mejor servicio obteniendo un mayor retorno de la inversión.

¿Cómo reduzco los costes de mi restaurante?

Los gestores de restaurantes más expertos ofrecen algunas recomendaciones a aquellos que se lanzan a la aventura hostelera para sacar mayor rendimiento a los resultados. Analiza tu comportamiento y realiza las mejoras necesarias en tu local para poder optimizar el rendimiento y lograr obtener un mejor beneficio de tu trabajo.

Utiliza herramientas gratuitas

Con ello no queremos decir que no haya que invertir para ganar, pero hoy en día dispones de herramientas muy provechosas para mejorar la rentabilidad de tu restaurante sin invertir ni un céntimo o con una inversión mínima, que te facilitarán el tener más dinero para gastar en lo que realmente importa: la satisfacción de tus clientes.

En este sentido, se pueden destacar los programas de facturación gratuitos, como es QFACWIN (puedes descargarlo en su web). Se trata de un programa muy completo que te facilitará la gestión correcta de tus ingresos y desembolsos, ahorrándote tiempo y dinero.

Además, también puedes dar visibilidad a tu negocio a un bajo coste. El uso de las redes sociales y del marketing online supone una promoción extra para el restaurante sin invertir mucho dinero en la materia. Ofrece a tus clientes un servicio esmerado y de calidad y verás como ellos mismos se convierten en tus mejores embajadores.

Calidad frente a cantidad

Las cartas interminables suponen una gran inversión en materia prima. Seguro que en tu carta encuentras platos que se piden en muy pocas ocasiones. Olvídate de ellos, y busca la especialización en aquello que realmente gusta a tus clientes porque sabes hacerlo mejor que nadie.

El ahorro viene por no tener que comprar tantos productos para la elaboración de los platos, que en muchas ocasiones suponen una inversión enorme para terminar en la basura.

En el mismo sentido, apuesta por la reducción de las raciones (sin que se note). Si observas que la mayoría de los comensales acaban de comer y no finalizan su plato, tal vez estés excediéndote en la cantidad, con el gasto extra que esto supone.

No más comida a la basura

Optimiza el inventario de cocina, y cuando tengas productos a punto de caducar, realiza platos especiales con ellos. Además, también deberías aprender a comprar con la cabeza, utilizando alguna herramienta de optimización de la gestión del inventario.

Invita lo justo

Sabemos que quieres tener un detalle con ese cliente especial. O con los que han pagado una buena factura, pero no les invites a una botella del cava más caro de tu bodega, o a los postres por sistema. Busca la manera de satisfacerles sin perder dinero.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *