Para que un negocio funcione y no se estanque, se necesita un buen equipo de trabajo y llevar un compromiso constante día tras día. Por ello, con las empresas de recursos humanos logramos personal cualificado y preparado sin muchos quebraderos de cabeza.

¿Qué se debe hacer?

Hay que tener en cuenta que para que los empleados se tomen en serio su puesto debe ser el empleador, en primer lugar, el que se tome en serio su proyecto. Únicamente así se notará la seriedad y el compromiso por parte de todo el equipo.

-Debes ser analítico, y comprobar qué necesidades requieres cubrir en tu negocio. Por ejemplo: si necesitas que los empleados tengan cierta formación o experiencia, qué actitud deben adoptar en su puesto, etc.

-También, anota cuántos empleados precisa tu restaurante, cuántos crees que verdaderamente cubrirán todas y cada una de las necesidades del mismo (cocina, barra, mesas, limpieza, etc.).

-Debes saber exactamente lo que buscas en todo momento.

Consejos prácticos para contratar personal

Personal idóneo para cada puesto de trabajo: entre los requisitos que el empleador solicite para cubrir las necesidades de su proyecto, debe estar el de que cada empleado ofrezca lo mejor de sí mismo y se comprometa de forma íntegra con su puesto.

Sobre todo, para los puestos que están atendiendo al público es imprescindible que lo lleven a cabo personas entusiastas, positivas, que se muestren alegres y educados en todo momento. Así los clientes finalizarán su visita satisfactoriamente y querrán volver.

Es una de las mejores formas de fortalecer la confianza de los clientes, pues, aunque existen algunos problemas cotidianos en la vida de cada uno de los empleados, estos nunca pueden mostrar dichos sentimientos durante su jornada laboral.

Formación, la mejor inversión: tengan o no experiencia, es importante que el empleador esté dispuesto a invertir en la correcta formación y avance de sus trabajadores.

Si bien la experiencia laboral no en todos los casos es lo más relevante, sí que es cierto que proporcionar a los empleados una formación para hacerlos más capaces, y que se sientan más seguros consigo mismos es una inversión que notarás positivamente en el transcurso de los días.

Sin implicación no hay éxito: de nada sirve formarles y que ellos se muestren con ganas si el empleador no se deja ver y se implica con ellos con frecuencia.

Es importante saber que todo va bien y que no necesitan nada más. Y si precisan de algo que mejoraría su labor, cubrirla para una mayor complicidad entre empleado y empleador.

Muéstrate como uno más: Sí, eres el jefe, quien debe llevar en orden su proyecto para que nada falle y vaya viento en popa. También debes hacerte respetar en todo momento.

Pero algo que hará mejor tu labor y que tus empleados te vean con buenos ojos será que te perciban como uno más. Respetando ciertos límites, pero que vean que estás tanto o más comprometido que ellos, y que quieres que el negocio continúe de forma positiva en el tiempo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *