Cuando tenemos una cita parece que todo el universo se centre únicamente en ese lugar, esa hora y esa persona. Realmente no importa si es tu primer encuentro o si llevas 5 años de relación, sabes que cada cita es un momento especial. Y para que sea inolvidable, solo necesitas un poco de confianza, sutileza y un rincón con encanto, lo demás vendrá solo.

Un restaurante es el lugar por excelencia para una cita, sobre todo si es la primera. Si por ejemplo has conocido a tu futura cita a través de Internet, en portales como Agrégame, o se trata de una cita a ciegas planificada por tu mejor amiga/o, estar rodeados de más personas hará que estéis menos incómodos, ya que su atención no recaerá totalmente en ti. Aprovechando la situación, podrás deslumbrar.

Escoge bien el sitio, asegúrate de que la comida que sirve el restaurante es del agrado de la otra persona y no solo del tuyo. ¡Es clave para el buen desarrollo del encuentro!

Consejos para seducir durante la cena

La ropa

En primer lugar, elige tu ropa acorde con el tipo de restaurante al que iréis. Parece algo sencillo, pero requiere toda tu primera atención. No es lo mismo que la cena sea en un sitio informal que si se desarrolla en un lugar selecto. Ten muy en cuenta que el primer contacto que tendrá tu pareja será visual y que su cara al verte determinará que tu seguridad y tu capacidad de seducción continúen.

El saludo

Una vez pasada la primera toma de contacto visual, el saludo debe ser natural, pero con fuerza. Cuando hablamos de fuerza, no queremos decir que emplees fuerza física, más bien que te mantengas sutil pero firme.

Calma

Una vez sentados, recuerda que estás ahí para disfrutar. Si eres de las personas que tienen nervios de acero ¡enhorabuena!, ya tienes mucho ganado. Pero si, por el contrario, tiemblas a la mínima, recuerda que no es un examen. Nadie va a poner nota a lo que está sucediendo, así que calma esos nervios.

La carta

¿Es importante realmente la carta? No, más bien lo que sucede mientras la miráis. No te limites solo a estudiar qué ofrecen de comer, comenta qué es lo que tiene mejor pinta, haz alguna broma sobre los nombres de los platos, aprovecha para deshacer ese silencio. Intenta decidir rápido, de esa forma el camarero no interrumpirá más veces de las necesarias.

Conversación

Es aquí donde debe salir la parte más seductora que llevas dentro. Coquetea pero no muestres todas tus cartas, todavía es pronto. Escucha lo que te dice con interés, mira sus ojos y solo de vez en cuando dirige tu mirada hacia su boca. En un momento de pausa, aprovecha para levantarte e ir al baño. Así, volverás a mostrar la espectacular elección de ropa que hiciste.

La seducción está servida

A estas alturas ya está todo hecho. Tus estudiadas acciones le han dejado entrever que quieres seducirla/o. Es el momento de conseguir una segunda cita, en la que mostrarás todo lo que aún escondes o te dejarás llevar si ya sois pareja.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *